24 de abril de 2017

LEO, EL ESTILO Y LA IMPUNIDAD


     Sacó el Barça el coraje, la casta y se llevó los 3 puntos del Bernabeu, como les gusta a ellos, al final del partido, de forma agónica, cuando faltaban apenas unos  segundos, cuando ya saboreaban el título de liga.

     Fue una semana de despropósitos. Primero porque en un homenaje a la España profunda de Machado y al "vuelva usted mañana" de Larra los miembros del TAD no pudieron reunirse porque era festivo y tenían desconectados los móviles. Un esperpento impropio de un deporte que mueve miles de millones y que sigue en manos de unos cuantos amigos, ex socios del Madrid en algun caso, que cuando tienen que decidir les pilla mal, que el fin de semana está para disfrutar, o como mucho para ir al palco del Bernabéu a ver si sale algo interesante.

     Y en el aspecto deportivo, Luis Enrique le dio un baño táctico a  Zidane que empezó a perder el partido cuando sacó de titular a un renqueante Bale, que al lesionarse le hizo el mejor favor a los suyos, puesto que Asensio(que era nuestro, nunca se me olvida) es mejor que el galés y encima corre.

     Y los madridistas acabaron quejándose de la expulsión de Ramos, lo que demuestra que se creen impunes. Cuando entras de esa forma como el de Camas, con los pies a la altura de los tobillos rivales, y te quejas, es que se ha instalado en ti una sensación de impunidad, tal vez acostumbrado a que lo haces cada semana y nadie dice nada.

     Por eso Casemiro, semana tras semana hace 6-7 faltas de amarilla y nadie es capaz de expulsarlo, por eso Marcelo ve venir a Messi y le mete el codo en los dientes, porque es consciente de que nunca pasa nada, de que tienen una especie de bula como aquellas que el Papa concedía a los cruzados para que se les perdonaran los excesos.

     El Barça en la única falta que hizo Umtiti se llevó la amarilla, mientras los blancos campaban a sus anchas, mirando retadores a los rivales, amenazando con seguir pegando, hasta que a Hernández Hernández debieron decirle que acabaría alguien en el hospital, y decidió aplicar el reglamento y Ramos fue a la calle.

     La liga ha ganado en emoción, aunque el Real Madrid sigue siendo favorito porque depende de sí mismo, pero al menos, las 6 jornadas que les quedan, deberán poner toda la carne en el asador, y puede que la semifinal de Champions, con la terrible baja de Kassai, les haga dudar en liga y podamos aprovecharlo.

     Aun así, que el triunfo no nos haga perder la perspectiva. Este equipo sigue siendo frágil detrás, y el gol de James deberia hacer reflexionar a alguno, más acostumbrado a protestar en prensa que a correr en defensa, y ha de hacernos analizar para el año que viene. Seguir jugando con este sistema, con una defensa blandita incapaz de hacer una falta táctica, dependiendo siempre de la genialidad de Leo, es jugar a la ruleta rusa. Y en la Champions nos salió la bala que nos dejó en la calle.

     Pero del triunfo de ayer hay que disfrutar, aunque al final pueda no servir de mucho. De momento ha hecho saltar las alarmas en el Bernabeu, y deben de estar preparando la campaña de insultos desde la prensa y emisoras amigas(que son casi todas).

     Quedan 5 jornadas y habrá que ganar los 5 partidos por si acaso los blancos vuelven a tropezar, pero no parece fácil.

     Ahora echaremos la vista atrás y recordaremos los pinchazos ante el Alavés, los del Málaga, y el del Depor, que nos hubieran dado el título por méritos.

     Y nos acordaremos de ese gol que en terreno del Betis nos negaron, precisamente el árbitro de ayer, y sus ayudantes, o del penalti en Villarreal que Bruno cometió lanzándose a blocar un gol seguro.

     Vendrán tiempos en los que la tecnología impedirá las tropelías de siempre, y para esos tiempos hemos de estar muy preparados.

     De momento nos llega una semana feliz y con un hilo de esperanza.

     Y mientras esperemos que Leo siga cogiendo, cuando haga falta, su fusil.



   

   

8 de abril de 2017

DEMOSTRANDO LOS VALORES


Editorial de El Penalti de ayer 




Doble victoria del Barça en una semana densa. Primero goleando en Granada y  luego en casa ante el Sevilla con una primera parte de escándalo.

No se recortan distancias con el lider porque éste  ganó tambien sus partidos, aunque ante el Alaves, una vez mas, necesitara del error arbitral para conseguirlo, dejando la sensación de que el VAR, cueste lo que cueste va a ser un regalo, al menos para las otras 19 aficiones.

Y todo esto en una semana en la que se ha hablado de Juanito, de aquel espíritu al que algunos invocan con frecuencia. Y en un programa deportivo salió Ricardo Gallego, ex jugador blanco, para afirmar que Juanito de haber coincidido hoy  con Piqué le hubiera saltado encima como a Mathaus.

Con tan pocas palabras le ha dado la razón a Piqué cuando hablaba de valores blancos. Y las risas, las carcajadas de muchos periodistas hablan de esos mismos valores compartidos, y explicarlo es innecesario.

Pero volviendo al futbol el Barça viaja a Malaga, con nuevas rotaciones, y con ausencias por tarjetas. Un rival  complicado ante el que siempre sufrimos y en el que su portero, ante los nuestros, se pone el traje de super kameni que en el resto de la temporada lo tiene en el armario.

Hay que ganar para seguir luchando, por si acaso el lider, un dia  se encuentra con un arbitraje justo, que alguna vez ha ocurrido.

Y al soso Gallego, algun amigo deberia decirle aquello de “Antes de hablar hay que pensar” que le decia a Tambor su madre en  la pelicula Bambi.

Aunque los hay que cuando veian a Bambi, a quien animaban era al cazador.

Por aquello de los valores que les enseñaron.

29 de marzo de 2017

OH PRESIDENT MI PRESIDENT


     Evidentemente no me refiero a Bartomeu, que nunca habla, como máximo repite mantras con una sonrisa en los labios, como si tuviera un patrocinio de Profiden que tuviera que defender.

     No, estaba hablando de Piqué. Que de nuevo lo ha hecho. Ha vuelto a defender al Barça, ha vuelto a expresar lo que piensan muchos culés, hartos ya de estar hartos, cansados de un palco que es una oda al oscurantismo, cansados de una prensa al dictado de un personaje y de un club, cansados de que minimicen los éxitos del Barça incluso en el extranjero, cansados de que se trate al club como un equipo apestado.

     Se le podrá decir que no era el momento, pero nunca es el momento para decir las verdades y para mentir cualquier epoca es buena.

     Se le podrá acusar de no ser elegante, pero es que con la elegancia año tras año aumentan los ataques, año tras año aumentan los errores, y año tras año en esos altavoces que silencian trampas y enarbolan la bandera anti culé, se pisan unos a otros para lanzar el siguiente ataque, para ganarse la caricia del amo, siempre dispuestos a lamerle la mano.

     Hay quien dice que todo es por una campaña anti separatista, porque se asocia al Barça con el separatismo latente, pero ese separatismo ha de aumentar con agravios constantes, con desprecios permanentes, con ataques indiscriminados.

     Y Piqué ha cogido la bandera del Barça y ha salido a repartir mandobles, con elegancia, con tranquilidad, cantando las verdades del barquero a esa prensa a sueldo que solo ve a traves de un escudo, y que ha dejado la ética en un cajón porque con ella no encontraban trabajo.

     Ahora volverán los pitos, los desprecios y los ataques. Piqué les ha dado munición y estos tipos nunca desperdician un arma, pero Gerard sabe que en los corazones de los aficionados, aunque no todos compartan sus palabras, hay agradecimiento a quien se empeña en defenderles, a quien se empeña en dar la cara por ellos.

     Y la fiscalia puede que analice sus palabras, y en el Madrid saldrán a pedir(o exigir, como se diga) a los suyos que hagan un cordón sanitario para defenderles(que el jabugo les puede y no van a arriesgarse) y tendremos tertulias monotemáticas en las que jaurías atacarán y uno o dos, harán una tibia defensa(que las colaboraciones ayudan a pagar segun que trenes) para poder travestirlas de plurales.

     Piqué ayer cavó un poco su fosa como jugador de la selección española, pero puede que haya lanzado un dardo a una directiva sonriente, callada, sumisa, que no habla por no ofender, que aguanta los palos con una tibia respuesta o a veces en silencio, y que no es ni de lejos lo que esperaban aquellos que les votaron masivamente.

     Ayer Piqué nos dio una lección, aunque acabe perjudicandonos, y su afirmación de que no le gustan los valores, al hablar del palco, va a hacerle mucho daño.

     Pero que en un palco, catalogado por Bárcenas como una especie de centro de negocios, se sienten junto a Florentino  determinadas personas que una semana, aunque fuera cierto que es casualidad, despues lancen los mayores ataques judiciales a Messi y a Neymar no le puede gustar a Piqué ni le puede gustar a nadie que siga enamorado de este deporte.

     Es aquello de la mujer del Cesar. Y aqui, hasta el mismisimo Cesar pediria el divorcio.

     Gracies, President

   

   

9 de marzo de 2017

90 MINUTES AL CAMP NOU SONT TRES LONGS


     Fue algo inenarrable, una remontada histórica. Es un hito más que sumar a Kaiserlauten, a Stamford Bridge, y esta vez fue Sergi Roberto el elegido.

     Fue una semana para creer, para soñar que Luis Enrique diseñó desde la visita al Manzanares. Fue un guión casi imposible de cumplir, porque en el 87 se necesitaban 3 goles para clasificarnos.

     Fue una apuesta a doble o nada, un planteamiento que rozaba el suicidio ante un rival cobarde, dirigido por un entrenador miedoso que no quiso jugar a nada, que se limitó a dejar pasar el tiempo sin intentar cuatro pases seguidos, fiándolo todo a defender y a aprovechar una contra para, como así sucedió, obligar al Barça a marcar 6 goles, lo que a todos nos parecía imposible, sobre todo a la Uefa.

     Fue un triunfo de la fe, de ese Barça eterno que es la envidia de todos desde hace 25 años, de la envidia sana(llamada admiración)  de los que aman este deporte y la envidia insana de los que, incapaces de borrarse el yugo y las flechas de la cabeza, dejan su bilis en las páginas de sus columnas o en los micrófonos de sus emisoras y se encomiendan a los villaratos de turno para justificar su odio.

     Fue una victoria del futbol frente al racanismo, utilizando otras armas adaptadas a las circunstancias, de una plantilla que hizo de la necesidad virtud, un Barça que nos despertó aquellas mariposas en el estómago que creíamos olvidadas.

     Un éxtasis final que nos hizo saltar del asiento, que nos arrancó unas lágrimas habitualmente ausentes y que ayer nos recordó que de la tristeza a la euforia solo hay detalles.

     En esa caverna oscura en la que la luz no es necesaria porque se escribe al dictado el colegiado Deniz  Aytekin ha pasado al  imaginario de los enemigos desplazando a Ovrebo de lo más alto del podium, en el que, entre mentiras y desprecios, lo habían colocado.

     Ayer todos, desde Ter Stegen providencial hasta Sergi Roberto, el héroe menos esperado, escribieron una página,que si alcanzamos la Champions la recordaremos para contarla en los momentos malos.

     Y los culés aprendimos que un error arbitral a favor que te permita vivir un dia como el de ayer, que te permite una gesta como esta, que te inunda de felicidad y te hace caminar como si fueras más alto, también se disfruta. Y podemos entender a esos madridistas, sobre todo a los que vomitan en medios de comunicación, acostumbrados a que les regalen penaltis en cada remontada.


     La foto de Leo encima de la grada es un monumento a la fe, una oda al compromiso, un poema mudo titulado VICTORIA

     Con una sentencia que nos pone "la gallina de piel"

     OH CAPITAN, MI CAPITAN